Posts etiquetados ‘Olivia Cheng’

marco-polo-header-2

 

Queria hablaros de una de las series que ha pasado esta temporada desapercibida y sin embargo me parace una de las mejores. Para hacer una serie sobre Marco Polo, si se quiere hacer bien, hace falta invertir mucho dinero. Y eso ha hecho Netflix. Es hasta ahora su serie con más presupuesto, unos 90 millones de dólares, según lo leído. Al frente, John Fusco, que ha elegido al actor italiano Lorenzo Richelmy para el papel protagonista, y rodado en Italia, Kazajistán y Malasia para llevarnos al siglo XIII, y seguir al veneciano desde su ciudad natal hasta las tierras del Imperio Mongol y del sur de China. Impresionante.

181310.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxxLa historia de Marco Polo ha estado siempre a debate. De hecho, que conociera y sirviera a Kublai Khan no es algo que esté realmente claro. Es cierto que así se narra en el segundo libro de Los Viajes de Marco Polo, dictado por él mismo, pero ni siquiera los historiadores se ponen de acuerdo sobre si realmente el veneciano estuvo en China, si conoció al Khan o si todo fue una creación de su imaginación.

La serie goza de un tratamiento artístico sobresaliente, vestuario y escenarios muy bien acabados. La incorporación de peleas de artes marciales al mejor estilo del cine wuxia aporta un nivel superior a lo que una serie de televisión acostumbra mostrar. Aún así, estas escenas no son mayoría y su tratamiento se apoya en el uso de cámara lenta para dotarlas de elegancia.

La actuación es otra cosa, no es de las mejores pero no deja de ser bastante correcta sabiendo que en la mayoría de producción estadounidense la occidentalización de las costumbres foráneas es norma. Así, muchas de las actuaciones anulan la tradición en beneficio de interacciones con matices posmodernos lo cual es una pena. En todo caso, ¿cómo se dirigía un mercader veneciano al Kan de kanes hace 800 años? Sin duda es un punto de la producción que podría ser más pulido, sobre todo con personajes sumamente exóticos como el monje Cien ojos –Tom Wu– o el sádico canciller Jia Sidao –Chi Han– que reflejan arquetipos muy sólidos del audiovisual moderno.

Marco Polo tiene todo lo que se le puede exigir a una serie sobre el personaje y sobre la época, y mucho más. Escenas bélicas con cientos de soldados y sus apechusques, combates de artes marciales que pueden ser la envidia de muchas películas del género, escenarios cuidados hasta el detalle, sexo sin tapujos, que de eso hay siempre en toda corte que se precie de serlo, buenos diálogos e interpretaciones, y paisajes reales (de verdad, no pintados por ordenador, aunque algunas megaconstrucciones de la serie no han podido librarse de la muleta tecnológica). Brutal de cabo a rabo.

índiceOs resumo el comienzo. La serie arranca en Venecia, de donde es el protagonista. A la ciudad llega el padre de Marco Polo, al que el prota no ha visto desde que era niño. En pocos minutos tenemos al hijo camino de la Ruta de la Seda, acompañando al padre en busca de nuevas oportunidades de negocio. Este viaje será el que le lleve a la corte del Khan de Khanes, Kublai, que tiene puesto el ojo en las tierras chinas, porque él quiere ser Emperador de Mongolia, de la China y, si le dejan, del mundo entero. El Latino, como le llamarán allí, tendrá tiempo de dejarse querer y de hacerse odiar. Pero no cuento más, que es mejor disfrutarlo uno mismo, a golpe de capítulo (y de espada).

Marco Polo no es Game of Thrones , ni tiene por qué serlo. Todos los productos de ficción en televisión compiten entre sí sin importar el costo. Esta es una propuesta épica basada en la historia humana, una propuesta con sus propios personajes y conflicto que puede o no ser de su gusto, pero que está realizada con un detalle exquisito.  Netflix ha confirmado la renovacion de esta maravilla, aprovecha este verano para verla , no te arrepentirás.